Logo

Senado de la República.

LXIV Legislatura, Primer Año de Ejercicio

    +  -   
Transparencia Parlamentaria Transparencia Parlamentaria
Consulta de: Iniciativas, Minutas, Instrumentos internacionales y proposiciones
Asistencias / Votaciones
Senadores
Comisiones
Gaceta del Senado Gaceta del Senado
Gaceta del Senado Orden del Día
Versión Estenográfica Versión Estenográfica
Diario de los Debates Diario de los Debates
Comisión Permanente Comisión Permanente
Documentos de Apoyo Parlamentario Documentos de Apoyo Parlamentario
Marco Jurídico Marco Jurídico
Consultoría Jurídica Legislativa Consultoría Jurídica Legislativa
Consultoría Jurídica Legislativa Seguimiento a Reformas Constitucionales
Sinopsis Legislativa Sinopsis Legislativa
Sesión al minuto Sesión al minuto
Tratados Internacionales aprobados Tratados Internacionales aprobados
Legislación aprobada Legislación aprobada
Respuestas a Proposiciones aprobados Respuestas a Proposiciones aprobados
Portal de Accesso
Organización Organización
Recursos Humanos Recursos Humanos
Recursos Materiales Recursos Materiales
Recursos Financieros Recursos Financieros
Información Relevante Información Relevante
Estado de Situación Financiera Estado de Situación Financiera
Código de Ética y Conducta Código de Ética y Conducta
Transmisión en vivo Transmisión en vivo
Licitaciones Públicas Licitaciones Públicas
Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual Transparencia y Rendición de Cuentas Sede Actual
Portal de Accesso

Comisión de Federalismo y Desarrollo Municipal

INFORMACIÓN CORRESPONDIENTE A LA LXIV LEGISLATURA







BIENVENIDA


La misión de consolidar al federalismo como una forma de organizar al Estado mexicano, respetando las características, capacidades y vocaciones tan diversas que prevalecen entre las regiones, los estados y las comunidades mexicanas, sin duda ha sido uno de los desafíos históricos que hoy reviste aún la mayor complejidad.

Esa pluralidad cultural, la variedad interminable de riquezas, paisajes y recursos naturales, la diversidad manifiesta en virtud de las condiciones geográficas y la multiplicidad de vocaciones productivas, a su vez, dibuja un mosaico demográfico complejo y una disparidad social zanjada de manera aparentemente irremediable, que el andamiaje institucional del Estado no ha podido descifrar y, mucho menos, resolver, al menos en lo que toca a la tarea de generar un desarrollo sostenido que redunde en bienestar para la población.

Hoy pareciera no existir una rumbo debidamente trazado para que, reconocidas esas diferencias –entre las treinta y dos entidades federativas, así como de los 2,458 municipios y 16 alcaldías en la Ciudad de México, que hasta hoy las conforman–, se siga una ruta crítica subsidiaria, que brinde mayores atribuciones, libertades, responsabilidades y recursos, a los gobiernos institucionalmente más fuertes, en tanto que se provean los apoyos, herramientas estratégicas y los recursos necesarios para detonar el potencial, la creatividad y el progreso de las comunidades más desfavorecidas y los gobiernos más débiles.

Está claro que el camino hacia un mejor destino será posible, únicamente, en la medida que tengamos la capacidad y asumamos la responsabilidad de desconcentrar poder y descentralizar atribuciones. Éste es el federalismo cooperativo que aspiramos a construir, el que reconoce y fomenta la fortaleza de cada una de sus partes, y aporta los medios para desdoblar las capacidades de aquellos que se han rezagado.

La prosperidad se construye desde lo local, pues la centralización del poder –y la historia ha dado testimonio de ello–, no ha funcionado.

Al inicio de esta LXIV Legislatura del Congreso de la Unión, vemos que la determinación de reunir en una misma instancia –luego de haberse separado por acuerdo del 2006–, a las Comisiones de Federalismo y de Desarrollo Municipal, constituye un acierto en el Senado de la República, que permitirá dar cauce, en una misma dirección, a la vocación federalista del Estado mexicano para fortalecer a los gobiernos subnacionales, estatales y municipales, así como de la Ciudad de México y sus alcaldías, con el fin de empoderar a las comunidades que los conforman y, con ello, finalmente, a sus ciudadanos.

Es precisamente el Senado, el constructo federalista por excelencia que, conjugado con la democracia representativa, ha de ser baluarte y artífice de los medios institucionales que deberán generarse para el fortalecimiento de los gobiernos locales.

Habrán de ser esencialmente tres los ejes rectores del trabajo a realizarse: a) la libertad política local, que abarque a las figuras que empoderan a los ciudadanos en sus comunidades, permitiéndoles ser partícipes de las decisiones de sus gobiernos; b) la libertad administrativa, que habilite a los gobiernos subnacionales para ejercer –con responsabilidad y eficiencia–, mayores atribuciones y disponer de mejores herramientas de coordinación para la gobernanza; y, c) libertad hacendaria, que establezca, desde un nuevo régimen de coordinación fiscal y la implementación de fórmulas resarcitorias que incentiven la productividad al momento de determinar las participaciones y aportaciones que deban transferirse a los gobiernos locales, hasta la facultad, potestativa, para fortalecer su hacienda pública con ingresos propios.

En este espacio virtual –o micrositio– se dará razón de los trabajos que realiza la Comisión, a fin de dar muestra de los esfuerzos emprendidos y los avances concretados a través del trabajo legislativo atingente de sus integrantes, que precisará del acompañamiento de organizaciones y asociaciones de autoridades locales, como son la Conferencia Nacional de Gobernadores (CONAGO) y la Conferencia Nacional de Municipios de México (CONAMM), así como de instituciones académicas y expertos en los temas de gobernanza local, tanto nacionales como internacionales.

El desafío no es menor; entretanto, la Comisión de Federalismo y Desarrollo Municipal se constituye en un instrumento democrático-representativo del Senado de la República para el estudio, análisis y generación de productos legislativos en pos de esa vocación federalista que hoy, luego de más de doscientos años de vida independiente, continúa necesitando el Estado mexicano.




Sen. Samuel Alejandro García Sepúlveda
PRESIDENTE